Posts Tagged ‘roja’

LUZ ROJA.

SEXO!,  de eterno apego al cuerpo candente. Vivo inmerso dedicado a ello, a tenerte, a besarte, a aniquilarte para con mi anhelo.

Es horrible, perecer por soñar despierto, primitivo de mi banal condición y humano apego. Hombre subyugado al placer inmediato, diezmado por imágenes, por tactos, por olfatos malévolos, vendedores  del carente de raciocinio nimio, fútil, de color esperpento…pero que se convierte en fuente, agua de vida, para continuar existiendo, sangre para seguir muriendo…

Al principio la angustia del no probarlo, después la desidia del no tenerlo por más tiempo…

Y a cada segundo, tiempo mortecino, dolor en incremento por no perderlo…cual el sino del sexuado ingenuo que es captado por las redes del veneno que flota en el aire, en la mar, en la sangre que recorre su esclavo cuerpo.

Odiosos!, insultantes! Que vírgenes nos marcáis, e incapacitados  nos despertáis para en esta corta muerte subsistir ingiriendo temores y alabando denigrantes caricias, que tan sólo alimentan la condena del vivir presos de una continua lucha para con nuestros pesados cuerpos…mentes aplastadas bajo el manto del deseo, cruel invasión de la identidad perdida, cadena de acero que arrastra un alma ausente, estúpida por quererte, débil por entregarse, mísera por pertenecerte…

 

Vago pues, errante entre sueños que no recuerdo, enajenado de vida útil y embriagado del arte en cada minúsculo detalle…ausente de todo, tedioso en mí, iluso del cielo…

Dichosos los helados sin amor, pues no serán cegados por la luz de la inconsciencia, ni vetados por el perfume de la inoperancia.

Luz roja que ya por siempre ha pintado mis noches del verso que llora sangre.

Luz roja que embelese mis sueños en frágiles sedas impregnadas de miedo.

Luz roja que controla mi nave cada ocaso para perderla en nuevos mares sin tiempo.

Oh, luz roja! Ya no veo más que encarnadas siluetas intangibles, que se retuercen bajo las sombras, asomando pecaminosos secretos, en dinámicos, malévolos, oh, crueles! juegos de entrega y sufrimiento…

Anuncios

el calor de los cuerpos 2

 

Obra de Ulises González.

Y yo te amaré, te amaré por siempre, porque me das la angustia, me das el dolor, el constante incierto de tus besos, el vacío de tus ojos que me manejan a su antojo…

 El calor de los cuerpos que subyacen inertes bajo la lona de los sentidos más primarios, merced de los aires que depositan pétalos de sangre en mis heridas aun sin cicatrizar. Un instante, un momento, una eternidad, tan simple, tan todo…

… continue reading this entry.

del calor de los cuerpos

Y cuanto añoro del beso de vida!, de cielos que se derriten a nuestros pies, del calor de los cuerpos que sudan hasta fundirse, la batalla del sexo, de la carne, de las pieles, del inconsciente, de los orígenes, que mayor guarida para el olvido, para la evasión de un ser que se privatiza en madrigueras de nómadas inmersiones en los oscuros del deseo, profundo, sin aire, sin luz…

 Luz roja, carta blanca a las emociones, al descuido del cuerpo que se estremece, de las deidades caídas, de las normas infringidas para con el eterno cielo de las pasiones que desobedecen en seductores juegos digitales, táctiles, arrebatadores de la sed que toda ansia calma y toda mente sucumbe al más idolatrado adalid del puro incierto que se repite a cada beso, a cada gesto, a cada espiro…

 Una noche en sombras, una tregua al ritmo marcado, una herida que se abre ancha, brutal, sensible más que el aire y por sometimiento…se da al verso, al mar del lívido calmado, o al de las bravas olas de la carne desgarrada, imperante, soberbia, dueña de todo senso, y sin más remordimiento…