desierto

La sed pide vientos a sus cabellos, pide nostalgias a sus recuerdos, anhela los rios de constante incierto..

Fluye en ella el amargo lamento de la sangre del desprecio, de la inexistencia , del silencio…

Y sin más fortuna que el olvido de la lengua seca, de las entrañas marchitas, de las tierras sin fruto, queda el corazón en su desgracia azotado, oprimido y enajenado.

 Mañana las aves sobrevolarán mi campo, mas no llegarán a detenerse en vuelo ni por fugaz descanso de tan alto navegar. Quedaróme solo yacido y sin sombras, preso de soles que consumen, de los vientos que azotan, de las noches que no abrigan…

 Subirá pues al fin el último de los sentidos, expirado en resignadas nimiedades, y no será mas que un nuevo humo del más molesto brío, que no hallará esta vez tropiezos en su devenir, ni  más contaminantes aventuras. Ascenderá solo ,subestimado, diezmado de poder y sin ninguna luz guiado. Será en él testigo el recuerdo del insecto molesto, del corazón sin latidos, de los ojos sin lágrimas, Será en él voz sin sonido del nimio intento de protesta, del quejido incesante que no halla condescendencia, del despertar del miedo asfixiante…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: